Normalización de hora punta 2022

Este 2022, la hora punta se fijaría de abril a septiembre, de 18 a 22 horas, excepto sábados, domingos y festivos, según Informe Técnico Preliminar de la Comisión Nacional de Energía. De esta manera, retornaríamos a un estado muy similar al previo a la pandemia. Consideraciones
de distinta índole afectaron esta determinación.

Hora punta

En horas de la tarde y noche del otoño e invierno, el consumo de energía eléctrica es mucho mayor al habitual. Tomando esto en cuenta, la Comisión Nacional de Energía (CNE) define el periodo de hora punta, en que la tarifa eléctrica es más elevada, diferenciada. Esto incentiva a los clientes a reducir su consumo durante esos horarios. En especial, los clientes industriales suelen dejar de producir durante ese periodo o bien, producir utilizando generación propia, habitualmente con grupos electrógenos, obteniendo así ahorros significativos. La política de hora punta se implementó para aliviar a generadoras y distribuidoras de energía eléctrica, que veían aumentada su demanda significativamente durante los meses más fríos. Permitió disminuir sus costos fijos, abaratar la oferta y evitar una sobredemanda.

Duración del periodo de hora punta

Habitualmente, la hora punta ha sido de abril a septiembre, de 18.00 a 23.00 horas, todos los días, excluyendo ocasionalmente, según criterios variables año a año, todos o algunos de los festivos, sábados y domingos.

Excepcionalmente, en 2020 y 2021, debido a la pandemia, la hora punta se había acotado significativamente. Quedó limitada a junio y julio, sólo en días hábiles, de 18.00 a 22.00. Dentro del periodo habitual de hora punta, estos son los dos meses en que se estima que mayor es el incremento del consumo eléctrico. El motivo de este cambio temporal fue apoyar la alicaída producción nacional. Al reducir el periodo de hora punta, las industrias pudieron seguir produciendo por más tiempo a un menor costo de energía eléctrica. Esto aumentó la productividad de empresas que escogieron dejar de trabajar durante la hora punta, ya que estuvieron detenidas menos tiempo. Por otra parte, las empresas que optaron por cortar hora punta tuvieron que invertir menos en petróleo diésel para sus grupos electrógenos, que tuvieron menos horas de operación, obteniendo un mayor ahorro.

Para 2022, la hora punta se fijaría de abril a septiembre, de 18 a 22 horas, excepto sábados, domingos y festivos, según lo publicó la CNE en el Informe Técnico Preliminar de Fijación de Precios de Nudo de Corto Plazo. Esta información debe aún ser confirmada mediante el Informe Técnico Definitivo.

Análisis de los cambios en la hora punta 2022

Este año regresamos casi a la misma situación previa a la pandemia, en cuanto a la duración de la hora punta. Esto tiene distintas lecturas. A primera vista, dado que la reducción temporal del periodo de hora punta en 2020 y 2021 fue un incentivo a la producción, podríamos concluir que se considera que este año la economía chilena se encuentra ya en vías de recuperación. Y hemos visto, efectivamente, que la economía tuvo un crecimiento importante en 2021, tras la fuerte caída del año anterior. No obstante, tenemos también una altísima inflación y estimaciones del Banco Central de un débil crecimiento para 2022, lo que contradice nuestra primera impresión.

Esto nos lleva a la siguiente lectura:
Dado que la industria chilena se hubiese beneficiado de un periodo de hora punta más acotado nuevamente, ¿por qué éste se volvió a extender a 6 meses? ¿Cuál fue el peso en la balanza, que la inclinó a favor de esta decisión?
Aquí entra en juego lo que se infiere del decreto 51 del Ministerio de Energía, que nos prepara para una posible situación de racionamiento y cortes de energía, con el fin de evitar un déficit del Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Dadas diversas circunstancias, entre ellas, la sequía persistente y el retraso en la realización de proyectos de generación y distribución debido a la pandemia, se ve amenazada la capacidad del SEN. Puesto que está este riesgo, reducir la demanda de energía eléctrica en los periodos en que se alcanzan los
peaks de consumo se convierte en algo esencial. Esto hace ganar más relevancia que nunca a la hora punta, convirtiéndola en una herramienta inestimable para combatir la posible crisis del SEN que se avecina.

Conclusión y expectativas

En resumidas cuentas, podría decirse que la decisión de extender el periodo de hora punta casi a lo mismo que era previo a la pandemia, tuvo que tomarse sopesando factores económicos y de energía. Finalmente, lo que primó, fue la seguridad del abastecimiento de energía, el cual es crítico para el funcionamiento del país. Aunque aún no esté publicado el Informe Técnico Definitivo de la CNE, es bastante seguro decir que la duración de la hora punta se mantendrá según lo informado. Asimismo, para los próximos años, es improbable que se vuelva a reducir su duración.

Actualización 

En febrero de 2022, se publica en Informe Técnico Definitivo de la CNE, el cual confirma que la hora punta tendrá la misma duración fijada en el Informe Preliminar. 

¿Quieres cortar hora punta? Revisa nuestros sincronismos y microsincronismos, que te permiten automatizar la operación de grupos electrógenos.
Contáctate con nosotros para mayor información.

Una versión de este artículo fue publicada en revista ElectroIndustria.

Heidi

Heidi Heitmann F.
Ingeniera comercial, M.Sc. Marketing
Directora comercial

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *